Caminar más rápido ayuda a reducir el riesgo de muerte temprana a partir de los 40 años