Lo que James Cameron no entiende de los personajes femeninos fuertes